domingo, 10 de diciembre de 2017

#MeToo

El movimiento #MeToo que denuncia los casos de acoso sexual ha sido elegido ‘persona del año 2017’ por la revista Time. La difusión en las redes sociales del hashtag #MeToo, a propuesta de la actriz estadounidense Alyssa Milano, prendió la mecha el pasado octubre y dio voz a cientos de miles de mujeres que confesaron haber sido víctimas de abusos. Este fenómeno, concebido originariamente hace diez años por Tarana Burke, ha sacado a la luz un problema endémico silenciado de manera deliberada: la violencia que sufrimos, con demasiada frecuencia, las mujeres en nuestra vida diaria. Durante años, las mujeres definieron el acoso sexual que sufrían como algo de lo que no se hablaba, como algo privado, como un peaje necesario que había que pagar para promocionarse en el ámbito profesional, como algo de lo que estar avergonzadas. Esas son precisamente algunas de las marcas que el abusador deja sobre la víctima: la vergüenza y el miedo a hablar.

Este fenómeno viral nos ha ayudado a descubrir la colosal escala del problema, a darnos cuenta cuán necesaria es una auténtica educación en igualdad entre hombres y mujeres y a comprobar que todos deberíamos ser femenistas, como afirma la autora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie. Por desgracia, como toda violencia ejercida contra las mujeres, abarca todas las clases sociales, todas las profesiones, todas las razas y prácticamente todos los rincones del mundo. La diferencia se encuentra en las formas de hacer explícito este abuso de poder: de formas sutiles en las que la mujer es interpelada a realizar las tareas más ingratas, con una mayor presión profesional, hasta la violencia manifiesta que llega a las cotas más brutales en los casos de acoso sexual o violación.

Algunas voces han alertado de la polarización del discurso que este tipo de campañas suscita, de la actitud condescendiente hacia la voluntad de las mujeres que pueden despertar y del contexto de pánico sexual que se instala en la sociedad. Pienso que quien utiliza estos argumentos no es consciente de la envergadura del problema o, por fortuna, no ha sufrido esta violencia. Por supuesto que no todos los hombres son violadores ni abusadores en potencia, pero necesitamos que ellos sean conscientes de la situación de privilegio en la que han sido educados para que se conviertan en nuestros aliados para erradicar esta lacra. Todos, ellos y nosotras, debemos ser lúcidos a la hora de reconocer todos los tics machistas a los que estamos sometidos en nuestra actividad cotidiana; además, ellos deben estar dispuestos a renunciar a ejercer ese estatus de poder sobre las mujeres con las que trabajan. Solo así conseguiremos una igualdad plena, sin tutelas y que esa violencia silenciosa contra las mujeres no se perpetúe y llegue a manifestaciones humillantes y delictivas. ¿Cómo podemos conseguir revertir esta situación? Solo cabe una respuesta: con más educación, más educación, más educación. Por último, quisiera añadir solo una cosa más: #MeToo, #YoTambién, #JoTambé.

Begoña Chorques Fuster
Profesora que escribe
Artículo publicado en el periódico 'Ágora Alcorcón'



domingo, 3 de diciembre de 2017

RECORDANT PETRA...

Petra era un dels llocs de la llista per visitar algun dia. Feia uns anys que no viatjava a un país àrab. Recórrer la Ciutat amagada ha estat una experiència vital única. Quan comences a travessar el congost del Siq, alguna cosa comença a bullir dins teu. Les pedres t'abracen i et capbusses en un lloc on la natura ha esculpit una obra d'art natural. I tu hi ets a dintre per gaudir-ne... Paga la pena caminar  a poc a poc, deixar-se prendre per tanta màgia. Petra va estar amagada dels ulls humans gairebé mil anys. A mesura que t'apropes a la fi, saps que un Tresor t'espera, com un tribut a la bellesa. L'emoció comença a pujar per la gola com un sanglot. Petra és un regal de la natura i dels nabateus. És un joc tan especial que comences a caminar sense parar i els kilòmetres cauen als teus peus i tant et fa el sol i la calor intensos (bé, una mica sí...). La sorra vermella de Petra va prenent-te per les cames. Quan arribes al Monestir, després de la pujada, la pols ja t'ha esquitxat el cor. Però encara et queda camí per recórrer i vols viure-ho tot. A la nit, exhaurida després d'haver gaudit de tanta bellesa, sent que la meua capacitat pulmonar i mental s'han eixamplat. Quin goig seria arribar així a la fi del meus dies! Aneu a Petra...

Begoña Chorques Fuster
Professora que escriu


domingo, 26 de noviembre de 2017

TOTS A LA PRESÓ

Els esdeveniments vessen a Catalunya. La sensació d’ésser a una muntanya russa política produeix vertigen. Els sentiments d’angoixa, alleujament, temor i il·lusió es succeeixen al món emocional dels catalans i d’aquells que ens sentim part d’aquest petit territori d’Europa. Els ressons berlanguians prenen caire dramàtic quan es colpeja a persones que pretenen exercir el seu dret a vot o es fica en la presó a càrrecs públics elegits democràticament pel poble. Els polítics, encarregats de treballar pel benestar de la població, incendien el panorama polític. Alguns es comporten com a autèntics piròmans. En els moments en què la situació sembla reconduir-se cap a la negociació, el caïnisme ibèric aflora i acaba imposant-se. Al pols entre Espanya i Catalunya ningú no cedeix, ningú no reconeix errors. Espanya és més poderosa i imposa la seua llei que el govern presidit per Rajoy interpreta de la manera més dura. Uns quants voldríem aqueix mateix rigor legislatiu i executiu en altres qüestions. Europa, amb la seua habitual desídia, mira cap a un altre lloc.

A la fi del carrusel, s’imposa la idea que vivim en un estat de dret amb una qualitat democràtica baixa, deficient. Guanya la decepció i el desconcert. Impera la llei del més fort que domina els mecanismes legals i judicials. La separació de poders esdevé una farsa mal interpretada. Judicialitzar un problema polític no millora la situació gens, l’empitjora perquè fa pujar el to de crispació i indignació i polaritza les posicions. La desafecció d’una part important dels catalans arriba a un punt de no retorn.

Qui pense que el problema polític català es resoldrà a base de cops de decrets-llei a la taula s’equivoca. Tampoc quedarà resolta la nit del 21-D. Una alta participació ciutadana a les eleccions del 21-D és necessària, gairebé imprescindible, perquè la realitat política del país quede retratada. Però qui opine que, després de les eleccions catalanes, el conflicte es resoldrà sol s’equivoca completament. La veu dels ciutadans ha de ser escoltada –hauria d’haver estat convocada a un referèndum pactat fa molt de temps–, però  independentistes i constitucionalistes hauran de seure a la taula i dialogar, sense demonitzar l’oponent polític. Els resultats que deixen les urnes han d’ésser assumits i respectats per ambdues parts. És inquietant que una d’elles ja haja manifestat quines són les seues intencions si el resultat no li és grat. Resulta paradoxal que un Estat, amb governs de diferent signe polític, s’haja assegut a negociar amb una banda terrorista en diverses ocasions i es negue a fer-ho amb polítics independentistes. Sense diàleg, acord i urnes no hi haurà una eixida digna al conflicte, una solució duradora i democràtica que no cerque la humiliació de la part més feble.

Begoña Chorques Fuster
Professora que escriu


domingo, 12 de noviembre de 2017

CATALUNYA

Sou clam
i el vostre crit arriba fins aquí
sacsejant les nostres consciències.
Sou sageta de llum que assenyala
un horitzó inèdit de dignitat.
Sou verí que contagia la sang
de somnis de pau i llibertat.
Sou llampec que deixonda els ulls
ensopits per la por, encegats d'odi.
Sou odissea que camina avui
decidida, clara cap a un demà
de justícia i esperança.
Sou i sereu clam.
Begoña Chorques Fuster
Del poemari inèdit 'Desobediència'


domingo, 5 de noviembre de 2017

TODOS A LA CÁRCEL

Los acontecimientos se desbordan en Cataluña. La sensación de estar en una montaña rusa política produce vértigo. Los sentimientos de angustia, alivio, temor e ilusión se suceden en el mundo emocional de los catalanes y de los que nos sentimos parte de este pequeño territorio de Europa. Los ecos berlanguianos adquieren tintes dramáticos cuando se golpea a personas que pretenden ejercer su derecho al voto o se encarcela a cargos públicos elegidos democráticamente por el pueblo. Los políticos, encargados de trabajar por el bienestar de la población, incendian el panorama político. Algunos se comportan como auténticos pirómanos. En los momentos en que la situación parece reconducirse hacia la negociación, el cainismo ibérico aflora y acaba imponiéndose. En el pulso entre España y Cataluña nadie cede, nadie reconoce errores. España es más poderosa e impone su ley que el gobierno presidido por Rajoy interpreta de la manera más dura. Unos cuantos quisiéramos ese mismo rigor legislativo y ejecutivo en otras cuestiones. Europa, con su habitual desidia, mira hacia otro lado.

Al final del carrusel, se impone la idea de que vivimos en una estado de derecho con una calidad democrática baja, deficiente. Gana la decepción y el desconcierto. Impera la ley del más fuerte que domina los mecanismos legales y judiciales. La separación de poderes se convierte en una farsa mal interpretada. Judicializar un problema político no mejora la situación en nada, la empeora porque eleva el tono de crispación e indignación y polariza las posiciones. El desapego de una parte importante de los catalanes llega a un punto de no retorno. 

Quien piense que el problema político catalán se resolverá a base de golpes de decretos-ley en la mesa se equivoca. Tampoco quedará resuelta la noche del 21-D. Una alta participación ciudadana en la elecciones del 21-D es necesaria, casi imprescindible, para que la realidad política del país quede retratada. Pero quien opine que, tras las elecciones catalanas, el conflicto se resolverá solo yerra rotundamente. La voz de los ciudadanos debe ser escuchada –debería haber sido convocada a un referéndum pactado hace mucho–, pero independentistas y constitucionalistas deberán sentarse a la mesa y dialogar, sin demonizar al oponente político. Los resultados que arrojen las urnas deben ser asumidos y respetados por ambas partes. Es inquietante que una de ellas ya haya manifestado cuáles son sus intenciones si el resultado no le satisface. Resulta paradójico que un Estado, con gobiernos de distinto signo ideológico, se haya sentado a negociar con una banda terrorista en varias ocasiones y se niegue a hacerlo con políticos independentistas. Sin diálogo, acuerdo y urnas no habrá una salida digna al conflicto, una solución duradera y democrática que no busque la humillación de la parte más débil.

Begoña Chorques Fuster
Profesora que escribe
Artículo publicado en el periódico 'Agora Alcorcón'


jueves, 26 de octubre de 2017

AUTORETRATS

Al número de setembre de la revista 'Descubrir el arte', trobareu dos rostres familiars... Som a un dossier sobre autoretrats, Arturo Arnalte, un boc amic i cap de redacció, ens ha volgut immortalitzar. Ell també hi és a una de les fotografies! Ha estat molt divertit i em sembla que ha quedat bé...







domingo, 8 de octubre de 2017

POEMA "PLURALISME"

“Przyśniło mi się, że czegoś szukałam.”
Wisława Szymborska

A les nostres pells s’ajunten dos pobles
rivals d’antany que lluiten fent l’amor.
Són dues cultures que avui clivellen
antigues traïcions i enemistats,
fràgil joc de contraris que s’atreuen
i es foragiten mútuament. 
No puc defugir de la meua pell,
així arribe assedegada a la teua 
per abeurar-me amb voluptat ardent. 
Genives i saliva que s’entenen
i es mosseguen en llengües diferents,
tradicions que marxaran de la mà,
que es trobaran en el despreniment. 




PLURALISMO

“Soñé que estaba buscando algo.”
Wisława Szymborska

En nuestras pieles se unen dos pueblos
rivales de antaño que luchan haciendo el amor.
Son dos culturas que hoy resquebrajan
antiguas traiciones y enemistades,
frágil juego de contrarios que se atraen
y se alejan mutuamente.
No puedo huir de mi piel, 
así llego sedienta a la tuya
para empaparme con voluptuosidad ardiente.
Encías y saliva que se entienden
y se muerden en lenguas diferentes,
tradiciones que irán de la mano,
que se encontrarán en el desprendimiento.

Begoña Chorques Fuster
OLOR DE POMA VERDA
Ed. Neopàtria, 2016